Las mujeres hemos iniciado nuestra revolución. Sin duda y sin freno. Todas. Nos hemos cansado de discursos vacíos, de planes y medidas incompletas y de discriminaciones constantes, tanto en las grandes decisiones como en los pequeños micro machismos diarios.