Los grupos municipales de PSC, TeC, ERC-MES y CUP han escenificado con una rueda de prensa conjunta su acuerdo y la defensa del modelo de gestión directa de este servicio básico. El consenso entre los cuatro grupos lo han recogido en una propuesta de resolución única que traerán al pleno de este jueves. El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha encabezado esta rueda de prensa que se ha realizado con un objetivo claro según las palabras del mismo alcalde: “me he posicionado públicamente a favor de la gestión directa en más de una ocasión. Hoy, vamos más allá y ya somos cuatro los grupos municipales que compartimos abiertamente este mismo posicionamiento”.

Los grupos municipales de PSC, TeC, ERC-MES y la CUP traerán al pleno del próximo jueves una propuesta de resolución con la que piden que el Ayuntamiento adopte el compromiso para lograr un modelo de gestión directa del servicio de suministro de agua a la ciudad de Terrassa. Según ha manifestado Ballart: “No nos enfrentamos a una decisión coyuntural de este mandato ni de este Gobierno municipal, sino que es una decisión estratégica, que tendrá que tomar el Pleno, y que será trascendental para el futuro de los tarrasenses” y en este mismo sentido, el alcalde ha añadido: “creemos que el agua es un bien público, y no una mercancía en manos de los intereses privados. Por eso queremos trabajar por un modelo de gestión que permitirá en el Ayuntamiento tener el control sobre la prestación del servicio, para garantizar una prestación transparente, directa y con garantías de buen gobierno”. 

Por su parte Xavi Matilla, portavoz del grupo de Terrassa en Comú en el Ayuntamiento se ha mostrado convencido que en estos momentos “de acuerdo con la información técnica y jurídica que disponemos, consideramos que el Ayuntamiento está en plena disposición para poder gestionar de manera directa el servicio, y que la gestión directa es el modelo que puede garantizar que el agua sea considerada como un derecho humano universal así como un pleno control público y una máxima transparencia en su gestión”.

La propuesta de resolución que presentarán las fuerzas de izquierda al Ayuntamiento de Terrassa también recoge la necesidad de mostrar el rechazo a la actitud del concesionario actual del servicio de abasto de agua, de no aceptar la autoridad municipal y judicializar las decisiones que adopta. Y es que, según han explicado los representantes políticos, cuando faltan poco más de cinco meses por la finalización de la concesión, Mina tiene pendiente de entregar en el Ayuntamiento parte de la información importante y decisiva requerida para proceder a la liquidación. 
Según ha explicado el portavoz de TeC, Xavier Matilla, el acuerdo que plantean las cuatro fuerzas políticas también quiere rechazar de manera contundente el posicionamiento de la empresa concesionaria y ha afirmado: “a pesar de sus intentos para condicionarnos nos sentimos plenamente libres y a brazo partido necesarias para tomar una decisión que priorice el interés colectivo de la ciudad al interés económico de una empresa multinacional. Por este motivo reiteramos nuestro compromiso por qué la ciudad de Terrassa logre un modelo de gestión directa de los servicio de suministro de agua”.

En la misma línea y señalando que este puede ser un acuerdo histórico para la ciudad, el portavoz de ERC-MES al Consistorio, Isaac Albert, ha manifestado: “hoy equilibramos fuerzas. Mina hace campaña desde hace tiempo, hoy dotamos de fuerza la posición pública." Para el republicano, el posicionamiento de los cuatro grupos municipales “ya es gestión pública del agua, estamos tomando decisiones por el futuro de la ciudad de Terrassa".

La portavoz de la CUP en el Ayuntamiento de Terrassa, Maria Sirvent también ha querido remarcar la “relevancia política que tiene esta decisión” y por otro lado, ha hecho un claro reconocimiento al “trabajazo hecho por la Taula de l’aigua y por la sociedad civil, que hoy nos ha traído hasta aquí. Esperamos que la municipalización de servicios sea ahora la tendencia", ha concluido Sirvent. 

En esta rueda de prensa, el Alcalde también ha querido dejar claro que el proceso participativo que se había anunciado sigue en pie y ha avanzado que el próximo martes se reunirá el Consejo Editorial del agua, para valorar como echarlo “con las garantías democráticas necesarias para hacerlo”. Este órgano está formado por representantes de la ciudadanía, representantes políticos y técnicos municipales. 

PSC, TeC, ERC-MES y la CUP han recordado que la propuesta que presentarán al pleno de mañana cuenta con el apoyo de 20 de los 27 regidores del Consistorio y todos han insistido en el hecho que la finalización de la concesión del servicio público de abasto de agua a manos de una empresa privada el próximo mes de diciembre de 2016, es la oportunidad que tiene la ciudad de Terrassa para recuperar el gobierno de un servicio público importantísimo. La oportunidad de recuperar la gestión de un derecho humano básico, de evitar que sea un negocio privado y de priorizar así su función social.