En relación a la Comisión informativa del área de Territorio celebrada ayer día 15 de febrero, Terrassa en Comú quiere aclarar una serie de puntos centrados en dos temas de capital importancia para la ciudad cómo son la gestión del agua y el transporte público municipal.

En cuanto a la tarifa y la gestión el agua, denunciamos que la propuesta de revisión de tarifas del agua presentada oficialmente por la empresa concesionaria Mina en fecha 9 de diciembre de 2015 no ha sido informada por parte del gobierno municipal a Terrassa en Comú hasta ayer, dos meses y medio después, y que la primera noticia que hemos tenido de este hecho es por los medios de comunicación. Queremos remarcar que el plazo de respuesta de 30 días que tiene el gobierno municipal, finaliza hoy y todavía no ha sido posible que el Pleno ratifique el decreto de denegación que firmó el alcalde recientemente. 

Este hecho ha obligado al gobierno a solicitar una ampliación de plazo a la Comisión de Precios de Cataluña, para poder hacer efectiva la denegación de la propuesta de aumento del 1,5% de la tarifa que ha hecho Mina. Por este motivo se ha incorporado la propuesta por vía de urgencia. La gravedad de la situación se acentúa cuando, en todo este periodo, no se ha convocado el Consejo Técnico del agua, espacio de representación amplia, creado ad hoc, para discutir temas como son las tarifas del agua.

De acuerdo con los hechos anteriores, consideramos que el gobierno municipal, una vez más, ha hecho una gestión nefasta, omitiendo información de manera deliberada al resto de grupos municipales y, sobre todo, menospreciando el espacio de representación ciudadana que permite velar por la transparencia en las decisiones vinculadas a la gestión del agua. Este hecho es especialmente grave si tenemos en cuenta que la decisión tiene que ser aprobada por el Pleno municipal, y por lo tanto, el gobierno municipal vuelve a llegar  tarde en el cumplimiento de sus obligaciones. Y, en consecuencia, que las decisiones se tengan que tomar con prisas y asumiendo el grave riesgo que la ampliación de plazo no sea aceptada, y que, por lo tanto, la propuesta de revisión de tarifas no pueda ser denegada.

Recordamos que a fecha de hoy todavía no se ha iniciado ningún proceso o acción de comunicación vinculado a la decisión del futuro modelo de gestión del agua. Existiendo el compromiso, por parte del equipo de gobierno, de celebrar una consulta ciudadana para decidir el modelo de gestión, creemos que es urgente iniciar una campaña comunicativa que abra el debate a la ciudadanía respecto a la situación en que nos encontramos y la decisión que se tendrá que deliberar y decidir

Consideramos que la inacción del gobierno responde a una falta de voluntad de iniciar este proceso de reflexión colectiva, y que esta actitud política contribuye, muy negativamente, a su obligación y compromiso que la consulta se pueda celebrar con plenas garantías democráticas. Instamos al equipo de gobierno a que prepare y active una campaña comunicativa encaminada a dos objetivos fundamentales: el primero, que la información en relación en el estado actual y la decisión del futuro modelo de gestión, sea la mejor posible (en cantidad y comprensión) y el segundo, que esta información llegue al máximo número de población posible

En referencia a la compra de autobuses Terrassa en Comú ha mantenido contactos con el equipo de gobierno y con el comité de empresa TMESA con la voluntad de llegar a un acuerdo que permita iniciar el proceso de renovación que la flota de autobuses municipales necesita con urgencia

En la primera reunión mantenida con el regidor del servicio de medio ambiente, se nos manifestó que no había posibilidad para modificar el dictamen inicial, puesto que la propuesta de TeC de comprar los 10 vehículos de 12m con tecnología híbrida, significaría una modificación presupuestaria al alza que no se podía asumir. Para conocer en detalle qué eran estas dificultades Terrassa en Comú mantuvo una segunda reunión con los responsables políticos y técnicos del presupuesto municipal. En esta reunión se nos explicó que la modificación presupuestaria, en caso de asumir la compra de 10 vehículos de 12m híbridos, significaba incrementar la partida de aportación a TMESA con una cantidad aproximada de 35.000€ y 38.000€ para los ejercicios 2016 y 2017 respectivamente. También se nos informó que la modificación de presupuesto se podría vehicular mediante un dictamen que se podría haber presentado al siguiente Pleno.

Considerando que los plazos juegan un papel capital teniendo en cuenta la urgencia de renovación y el hecho que el aumento de temperaturas en verano incrementaría el riesgo de averías graves, en esta misma reunión se nos informó que el periodo de tiempo previsto entre la aprobación de la propuesta al Pleno y el primer día de circulación de los nuevos autobuses es de aproximadamente de 8-9 meses, independientemente de que los vehículos sean híbridos o diesel.
 

Por lo tanto, respecto a la imposibilidad técnica para modificar el dictamen por razones de presupuesto no es cierta. Es más, las cuantías a incrementar son perfectamente asumibles en boca del regidor Alfredo Vega. Respecto a la urgencia de los plazos, si el objetivo era renovar autobuses antes del verano, el equipo de gobierno ha llegado muy tarde y el hecho que se atrase la aprobación del dictamen un mes no solucionará este grave problema que únicamente se puede atribuir a la nefasta gestión que el gobierno del PSC ha hecho del servicio de transporte público municipal en años anteriores. De lo contrario, el hecho de decidir comprar 10 autobuses de 12m híbridos no altera los plazos previstos.

Hechas estas indagaciones, desde TeC continuamos sin entender cuáles son los argumentos reales del equipo de gobierno para continuar defendiendo la compra de vehículos diesel. Y por este motivo, ofrecemos la propuesta de modificación del dictamen en el sentido de proponer que los 10 autobuses de 12m a comprar sean híbridos, una tecnología menos contaminante y más eficiente que la diesel, admitiendo que los autobuses articulados que en la anterior enmienda se proponían híbridos puedan ser diesel, entendiendo que, a diferencia de los de 12m, no existen las mismas garantías respecto a su funcionamiento. Creemos que esta es una propuesta mucho más coherente con los compromisos y objetivos ambientales asumidos por el Ayuntamiento de Terrassa y que desde Terrassa en Comú compartimos y defendemos, para avanzar hacia una ciudad más saludable i amable para sus habitantes.