El pasado 18 de diciembre desde Terrassa En Comú presentamos una instancia dirigida en el gobierno del Ayuntamiento de Terrassa pidiendo toda una serie de informaciones sobre la empresa Eco-Equip y la recogida y gestión de residuos de nuestra ciudad. Después de un mes y medio hemos recibido la respuesta y la cual nos ha dejado todavía más preocupados:

1) Ante el cierre desde el 2 de diciembre de 2019, y la previsión de que tarde 7 o 8 meses al volver a funcionar la Planta de Compostaje y Biometanización de Terrassa Neta, donde se trata la fracción orgánica recogida al contenedor marrón, ésta ha sido la respuesta:

"Mientras la planta de Can Barba permanece cerrada, la fracción de recogida orgánica se está transportando en el Ecoparque 4, ubicado en Hostalets de Pierola. A los eco parques, la materia orgánica primero pasa a unos digestores que permiten producir biogás a partir de la fermentación. Este biogás se transforma en energía eléctrica que puede usar la misma planta u otros consumidores. Posteriormente, el material pasa por un proceso de compostaje para producir compuesto."

Nos consta que de lunes a domingo y festivos de 22 h a 4 h se está llevando la orgánica a la desechería de Can Barba, concretamente a la tolva número 2 (a partir de las 4 h esta misma tolva recoge envases) servicio que no está preparado para su recogida, ni para su tratamiento. Nos extraña mucho que el equipo de gobierno haya obviado esta información en su respuesta.

2) Después de más de dos años todavía no ha sido finalizada la valoración de los puestos de trabajo de la empresa Eco-Equip, lo que supone un retraso muy importante. Y lo más grave es que no hay ninguna previsión de cuándo estarán los resultados para las diferentes categorías profesionales.

3) En cuanto al contrato-programa 2020-2023 firmado entre la empresa municipal Eco-Equip y el Ayuntamiento, que fue aprobado por el pleno del pasado mes de noviembre, sólo nos han presentado un documento genérico, sin firmar y que hace referencia a toda una serie de anexos, concretamente 6, que no nos los han facilitado. Una de las partes más importantes de un contrato programa es el compromiso económico para poder prestar el servicio que previamente has decidido que necesita la ciudad y que supone una apuesta política clara por la gestión de residuos y limpieza de nuestra ciudad. Pues bien, en este contrato programa no existe ningún compromiso político y acaba convirtiéndose en una mera declaración de intenciones que estará supeditada cada año a la partida presupuestaria que se quiera destinar y a la aprobación de los presupuestos.

Como siempre hemos defendido desde Terrassa en Comú la participación ciudadana y la transparencia son fundamentales y pilares básicos de la gestión de los servicios públicos. Lamentamos que el nuevo gobierno siga sin aplicar lo que dice y sin poner a la ciudadanía en el centro y hacerla partícipe y corresponsable, no habiendo convocado todavía la Taula de Residus e incumpliendo el compromiso de poner en marcha el Observatorio de Residuos tal como han pedido las entidades de nuestra ciudad.

Dada la urgencia en la mejora de la gestión de residuos y la limpieza de nuestra ciudad, vemos como con el cambio de gobierno no se ha notado ni la más mínima mejora del servicio, y en vez de hacer aquello que prometieron durante la campaña electoral, una auditoría de gestión para mejorarlo, siguen haciendo el mismo que hacía el gobierno anterior, subir la tasa de residuos, no aplicar ningún plan de mejorar y seguir sin invertir el 2% de la tasa en prevención y sensibilización.