CATALUNYA EN COMÚ, como organización feminista, hace un llamamiento a participar en los actos con motivo del 25 de noviembre.

El 25 de noviembre saldremos a las calles y plazas de pueblos y ciudades para exigir poder vivir libres de violencias machistas. Saldremos para romper el silencio frente las violencias machistas y para denunciar que:

  • Las violaciones, las agresiones sexuales, el acoso, los feminicidios, ya sean en casa, en la calle, en la escuela, en el trabajo, en internet, en las instituciones, o en grupos religiosos, sociales, políticos, no son hechos aislados sino que responden a un mandato patriarcal basado en las desiguales relaciones de poder existentes. Las raíces de la violencia machista hay que buscarlas y analizarlas desde la perspectiva del poder de apropiación del cuerpo y las vidas de las mujeres, lesbianas y trans por parte de los hombres, en cuanto que conquista y forma de dominación.

Una agresión sexual es una expresión más de la estructura patriarcal, una agresión contra todas nosotros, contra todas las mujeres. Esta violencia funciona de forma aleccionadora, nos socializa en el miedo y nos tira un mensaje muy claro, sobre todo dirigido a las mujeres más jóvenes: quieren controlar y someter nuestra vida. Las mujeres hemos puesto nombre a unas violencias sexuales hasta ahora naturalizadas y minimizadas, hemos perdido el miedo a señalar y denunciar los agresores y no nos queremos culpabilizar más.

  • Las violencias patriarcales nos afectan a todas – mujeres, lesbianas y trans – de forma diferente en función de múltiples factores: racismo, estatus migratorio, edad, situación socioeconómica y familiar; trabajo asalariado, trabajo del hogar, maternidad- no maternidad, diversidad funcional física, psíquica o sensorial, orientación sexual, identidad o expresión de género, etc. Si se niega esta diversidad, acontecen invisibles nuestras necesidades específicas ante las violencias, tanto en cuanto a las respuestas como las medidas que permiten prevenirlas.

Todas las mujeres, lesbianas y trans tenemos que ver reconocidos todos nuestros derechos y los tenemos que poder ejercer plenamente. Exigimos y exigiremos que todas las mujeres, lesbianas y trans tengamos garantizados nuestros derechos con independencia de la condición administrativa, incluyendo derechos sociales como el derecho a la salud, al trabajo y a la vivienda, condiciones básicas para salir de relaciones abusivas y en consecuencia que se garantice nuestra seguridad jurídica y protección cuando denunciamos violencias machistas.

Desde Catalunya En Comú, nacimos con el objetivo de construir una nueva forma de hacer política que pusiera la vida en el centro, una vida digna y libre de violencias. Para Catalunya En Comú el feminismo es un posicionamiento político vertebrador de nuestro espacio, y como organización feminista exigimos que lucha contra todas las violencias machistas, sea una prioridad de Estado.

Trabajaremos para desarticular el modelo patriarcal, exigiendo y liderando cambios legislativos para lograr la equidad de género y que todas las políticas públicas y servicios, incluidos los presupuestos, tengan perspectiva de género y feminista.

Este 25 de noviembre, como cada día, estaremos en las calles. Estaremos en las calles para construir redes de sororidad y estaremos en las calles por aquellas que hoy ya no pueden estar, por aquellas que vivimos violencias machistas, y por aquellas que mañana podemos ser agredidas y asesinadas.

Seremos voz, seremos rabia, seremos indignación, pero sobre todo, seremos la denuncia permanente frente un sistema patriarcal, racista y colonial.