Ante la sentencia del Tribunal Supremo que condena a los líderes políticos y sociales independentistas a hasta 13 años de prisión por el delito de sedición, el espacio de los Comunes:

  • Expresamos nuestra indignación ante una sentencia injusta que genera un precedente inaceptable. Rechazamos la vinculación del derecho de manifestación y de libre expresión, así como la utilización de la desobediencia civil, con el delito de sedición.
  • Mostramos nuestra profunda solidaridad con las personas condenadas y con sus familias, a las que acompañamos en este momento duro e injusto por el que están pasando.
  • Condenamos la judicialización de la política iniciada por el gobierno del PP, así como la violencia utilizada por la Policía Nacional y la Guardia Civil, controladas por el gobierno de Rajoy, tal y como acredita el hecho de que decenas de mandos y agentes policiales estén imputados a instancias del Ayuntamiento de Barcelona por las cargas contra ciudadanos indefensos el 1 de octubre de 2017.
  • Pedimos a todas las fuerzas políticas y sociales catalanas una respuesta transversal y unánime a la sentencia, centrada en la exigencia de la libertad de los presos y las presas políticas, rehuyendo de aquellas iniciativas unilaterales que inciten a la división o a la confrontación estéril y que no se orienten a la búsqueda de soluciones políticas inclusivas.
  • Llamamos a todas las fuerzas políticas progresistas del Estado a centrarse en la vía del diálogo y las soluciones efectivas para resolver el conflicto existente.
  • Rechazamos las amenazas directas e indirectas del PP, C ‘s y el PSOE de aplicar el artículo 155 de la Constitución y la Ley de Seguridad Nacional que, como se ha demostrado en el pasado, no es ninguna solución política sino un grado más en el conflicto existente.
  • Nos comprometemos a promover todas las iniciativas políticas, institucionales y jurídicas necesarias para facilitar la salida de prisión de las personas condenadas y el retorno de las personas exiliadas. La libertad de los presos es una condición indispensable para desbloquear la política en Cataluña y en España y para abrir vías que hagan posible la resolución del conflicto.
  • Reiteramos nuestro compromiso de trabajar por una solución dialogada y democrática al conflicto político y por la transformación de España en un Estado plurinacional que reconozca plenamente la nación catalana.