Ante el anuncio de las entidades vecinales de abandonar la Tabla de residuos desde Terrassa en Comú queremos manifestar: 

El movimiento vecinal de nuestra ciudad ha dicho basta y ha anunciado que abandona la Tabla de residus. Son ocho entidades vecinales y la FAVT las que han anunciado que no volverán a ninguna reunión más de esta Taula. Después de dos años y medio trabajando y aportante ideas, propuestas y tiempos, denuncian el fracaso que representa para ellas la Tabla de Residus, puesto que los resultados son más que discutibles, hecho que evidencia el claro desinterés en el ámbito de la gestión de residuos, por parte del equipo de gobierno.

Esta decisión pone de manifiesto un doble fracaso del alcalde Alfredo Vega, tanto en cuanto a la gestión de la limpieza y residuos como en cuanto a su idea del que es la participación ciudadana. Si algún tema es de consenso mayoritario a nuestra ciudad es la nefasta gestión que el alcalde Alfredo Vega ha hecho del servicio de limpieza y gestión de residuos. Que la ciudad está sucia es tan evidente que solo hay que dar una vuelta para darse cuenta, y que en cuatro años han estado incapaces de mejorar el servicio es algo que tampoco es discutible.

Acabaremos el mandato sin que el Sr. Alfredo Vega y su equipo de gobierno del PSC haya cumplido con sus compromisos de mandato, sin que haya estado capaz de aprobar el Pla de gestión y prevención de residuos 2019-2030, sin tener el contrato programa entre la empresa y el Ayuntamiento, sin entomar los cambios que la empresa necesitaría para mejorar el servicio, y también, y nos parece muy grave, sin haber cumplido con los acuerdos aprobados al Pleno extraordinario, como es por ejemplo, la creación de «el Observatorio de Residuos» u otros acuerdos de Pleno como la propuesta presentada por TeC para identificar y proponer soluciones a los puntos negros de residuos de nuestra ciudad, dos cuestiones, la primera que argüien que no hacía falta dado que ya había la Tabla de residuos y una segunda, en la que el que planteaba TeC respondía a articular un trabajo que se tenía que coordinar con el tejido vecinal de la ciudad. Todo lo contrario, llenarse la boca con la participación ciudadana, pero a la hora de la verdad no escuchar las entidades, no atender, no validar y coproduir con la ciudadanía ha sido una constante en la política del PSC a nuestra ciudad. Sin la participación de las entidades vecinales a la Tabla de Residuos queda en falso y sin sentido, puesto que los partidos y el personal técnico del Ayuntamiento ya tienen otros espacios de trabajo conjunto.

En esta situación, desde Terrassa en Comú consideramos que no tiene sentido que se continúe reuniendo la Tabla de Residuos hasta que Alfredo Vega y a su equipo de gobierno cumplan primero con sus compromisos políticos en materia de limpieza y residuos. Que un gobierno en minoría sea incapaz de trabajar un tema tan importante y que tanto afecta a los barrios y con las entidades vecinales, muestra su incapacidad para gobernar la ciudad desde la complejidad, la complicidad y la coproducción de las políticas públicas. Un gobierno del PSC que ha estado incapaz de adaptarse a las nuevas realidades y a las nuevas y a las nuevas formas de hacer política, un síntoma evidente de nuevo, de la incapacidad en la cual se encuentran y un final de ciclo de su política que ha oscilado siempre, entre el paternalismo hacia la red de entidades y colectivos de ciudadanas y la carencia de voluntad política de generar espacios de democracia participativa y en la incidencia en que la co-gobernanza fuera efectiva y real.