Des de el grupo municipal de Terrassa en Comú queremos manifestar la necesidad de continuar avanzado para lograr unas ordenanzas fiscales más justas y progresivas a pesar de las limitaciones competenciales en que se encuentran los ayuntamientos. Estamos convencidos que Terrassa tiene una fiscalidad que ofrece mucho margen para avanzar en propuestas fiscales más justas y progresivas. Por otra parte, queremos remarcar que el sentido social de los impuestos requiere siempre una gestión pública de estos muy exigente, muy orientada a objetivos concretos, transparente y eficiente. Lamentablemente nos encontramos con un equipo de gobierno que no tiene proyecto, que actúa de manera arbitraria y que ha hecho una gestión política durante este mandato del todo ineficiente.

El equipo de gobierno del PSC ha presentado al conjunto de grupos de la oposición una propuesta de ordenanzas fiscales y presupuestos para el año 2019. Esta propuesta incorpora una importante subida de la tasa de residuos que se concreta en un aumento del 6% en la tasa residencial y un aumento de el 3% en la tasa comercial. Una subida que consideramos inaceptable si tenemos en cuenta la pésima gestión política que ha hecho el PSC en la recogida de residuos y la limpieza a la ciudad.

Consideramos que la importante subida de la tasa de residuos que pretende el equipo de gobierno es un despropósito cuando la incapacidad de gestionar el servicio ha sido más que evidente y el mismo pleno de este Ayuntamiento ha reprobado esta gestión con la unanimidad de todos los partidos.

También aprovechamos la inaceptable propuesta de subida de la tasa de residuos para exigir que se ejecuten el más pronto posible los acuerdos aprobados en este mismo Pleno extraordinario de residuos y la necesidad urgente de aplicar políticas concretas que permitan a la empresa municipal ECO-EQUIPO ofrecer el servicio de manera adecuada y ajustada a las necesidades actuales de la ciudad. Pedimos al equipo de gobierno que la dotación económica necesaria para ampliar la capacidad de ECO-EQUIP salga otras partidas presupuestarias y no de los bolsillos de los ciudadanos y ciudadanas de Terrassa.