Terrassa en Comú ha presentado propuesta de resolución para el Pleno Municipal del mes de octubre para diagnosticar las necesidades y los recursos/servicios necesarios para la gente mayor de Terrassa y mejorar su atención.

Este mes de octubre, concretamente el día 1 se ha celebrado el Día Internacional de la Gente mayor, así lo designó la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 14 de diciembre de 1990. Es con motivo de este Día Internacional de la Gente mayor que queremos que al mes de octubre se le dé mucho más protagonismo a la Gente mayor de Terrassa y hacemos un balance de los servicios y a las necesidades de este colectivo de personas de nuestra ciudad. Las personas grandes son un colectivo muy importante en nuestra ciudad y la perspectiva por los años próximos son de un importante incremento de las personas de más de 65 años y especialmente uno sobre envejecimiento con un incremento de las personas de más de 75 años, todas ellas con unas necesidades, en muchos casos, específicas.

La garantía de una vida digna para las personas grandes sufre serias amenazas en forma de recortes de derechos y servicios esenciales, como por ejemplo las pensiones bajas y sus congelaciones, la instauración de copagos sanitarios y la infra dotación de recursos para programas de servicios sociales, especialmente las plazas de residencia para aquellas personas con grados II y, sobre todo, III, de dependencia y de salud, entre otros. Pero aún así, vemos como nuestra gente mayor se mantiene activa y lucha por sus derechos protagonizando movilizaciones masivas para reclamar en el gobierno unas pensiones dignas, autorganizados movimientos sociales como la Marea Pensionista o los Iaioflautes, principalmente. Estas movilizaciones han supuesto una bocanada de aire fresco y una lección de dignidad, consiguiendo una repercusión y unos resultados muy importantes, como que esté a punto de acordarse que las pensiones estés ligadas al IPC y las pensionistas no pierdan poder adquisitivo.

En Terrassa tenemos un importante índice de envejecimiento, el 16,25% (datos del 2016), con más de 35.000 personas mayores de 65 años. Estas presentan una tasa de sobre envejecimiento de mayores de 75 años del 51,5% y del 15% de mayores de 85. Hay que añadir que el 70% de estas personas viven en viviendas con problemas de accesibilidad. Ahora bien, las proyecciones demográficas prevén un crecimiento progresivo de este porcentaje, a un ritmo aproximado de una décima porcentual cada año. Esta tendencia hará que el aumento se concentre en la franja de población de 75 a 79 años y, finalmente, que el 2030 el 8,3% (aproximadamente) de la población tenga 80 años y más. Por lo tanto, todo hace prever que los servicios necesarios para estas personas experimentarán un crecimiento de su demanda, y es por este motivo que el Ayuntamiento de Terrassa tiene que tomar medidas urgentes y planificadas para el reto del envejecimiento. La diagnosis sobre las residencias y la previsión de las plazas es un paso más en esta estrategia amplia.

Podríamos decir, que el Ayuntamiento de Terrassa no dispone de datos actualizados y reales de cuál es la situación de la gente mayor que necesita una plaza de residencia y están en lista de espera y por lo tanto, a casa, imaginamos que con el apoyo de algún recurso (Teleasistencia, Servicio de Ayuda a domicilio, Cuidador familiar con prestación de la ley de la Dependencia, Centro de Día). Aún así sí que tenemos datos oficiosos que hablan de un déficit de plazas residenciales para gente mayor de entre 900 y 1.000 plazas. Sin un buen diagnóstico de la situación, sin la disposición de datos es muy complicado planificar las políticas para atender a todas estas personas de nuestra ciudad.

Esta situación descrita en los datos expuestos nos hace pedir, entre los acuerdos de la propuesta, que el Ayuntamiento de Terrassa elabore un informe detallado sobre la situación de déficit de plazas residenciales públicas destinadas a la gente mayor que hay en la ciudad de Terrassa, con el objetivo de hacer una radiografía cuidadosa de la situación existente para poder afrontar el envejecimiento actual y futuro de la ciudad, además de clarificar competencias entre administraciones e incrementar la colaboración, para abordar la carencia de recursos y mejorar la calidad del servicio. Así mismo pedimos a la Generalitat la constitución de una mesa bilateral entre ambas administraciones para poder trabajar con antelación el envejecimiento progresivo de la sociedad, un plan de choque inmediato para hacer frente a las actuales listas de espera y carencia de plazas, por la actualización de los equipamientos pendientes y para poner en marcha más bien posible el máximo número de plazas públicas. Así como pedir a la Generalitat que ponga en marcha las actividades gratuitas dirigidas a la gente mayor. En cuanto a la puesta en marcha del programa Siempre Acompañados, pedimos que al distrito 1 se haga en un plazo máximo de 4 meses, implementándolo al resto de distritos a el largo del año 2019.