El 17 de mayo se conmemora el día contra la homofobia, la lesfobia, la bifobia y la transfobia como muestra de rechazo a cualquier tipo de discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género. Un día para volver a recordar y condenar la situación de violencia y discriminación que están sufriendo las personas lesbianas, gays, trans y bisexuals en todo el mundo.

Un día para reclamar el fin de las agresiones homófobas también en nuestra casa y lo hemos hecho con la presentación de un acuerdo de Junta de Portavoces para instar al Gobierno del Estado Español a aprobar definitivamente y desplegar la propuesta de "Ley contra la discriminación miedo orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero @e intersexuales". Así como instar la Generalitat a desplegar la Ley 11/2014 para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuals, transgèneres y intersexuals y para erradicar la homofobia, la bifòbia y la transfòbia, especialmente en su régimen sancionador y al Ayuntamiento a mostrar  su compromiso para hacer cumplir esta Ley. Tres de sus acuerdos donde también pedimos que para conmemorar cada 17 de mayo se cuelgue el símbolo del arco iris a la fachada del consistorio así como fomentar la organización de actas a nuestra ciudad.

El 17 de mayo, Día contra la LGTBIfobia, tiene que servir para reclamar, pues, el fin de toda discriminación por motivo de orientación sexual e identidad de género. La lucha contra la LGTBIfobia es una lucha moral y política, la lucha de todas y todos los y quienes creemos en una sociedad más justa, más generosa y más respetuosa.

La LGTBIfobia, el odio y desprecio hacia lesbianas, gays, transsexuales y bisexuales genera violencia, y lo hace de muchas maneras. La igualdad es tarea de toda la ciudadanía, y las administraciones públicas también tienen que trabajar para su promoción y comprometerse a no hacer ni un paso atrás.

 

Descàrrega: