Terrassa en Comú ha presentado acuerdo de Junta de Portavoces de condena a los ataques sobre la Franja de Gaza contra la Marcha del Regreso. Una Marcha que reclama en el Estado de Israel y a la comunidad internacional el derecho a volver a su tierra a los 8 millones de refugiados palestinos que se encuentran distribuidos entre la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, Jordania, Siria y Líbano.

Desde el inicio de la Marcha, más de 20.000 personas se han manifestado de forma pacífica para reclamar el derecho al regreso establecido por la resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Estado de Israel ha respondido a las manifestaciones pacíficas con el uso de la fuerza armada e indiscriminada contra la población civil. El ejército de Israel ha desplegado francotiradores de élite a lo largo de la frontera asesinando hasta el momento a más de 30 personas e hiriendo a cerca de 1500, en una semana de movilizaciones. Si la represión armada contra la población civil movilizada por parte del ejército israelí continúa, el número de muertos y heridos puede ser lo más alto desde la guerra del 2014. Varias organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos han condenado los hechos. También el Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado la violencia y ha hecho un llamamiento en Israel a limitar el uso de las armas en su respuesta a la movilización. Así mismo, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido una investigación independiente sobre los muertos a la Franja. La respuesta del Estado de Israel ha sido justificar el uso de las armas como proporcionada y adecuada, y se ha negado a poner en marcha ninguna comisión de investigación.

El Ayuntamiento de Terrassa ha condenado en diferentes ocasiones la violación de los derechos humanos contra la población palestina por parte del régimen israelí y se ha adherido al llamamiento de numerosas organizaciones de la sociedad civil palestina, israelí e internacional al boicot, las sanciones contra el estado de Israel hasta que cumpla con las obligaciones del derecho internacional y de los derechos humanos más básicos, principios fundamentales para la construcción de una paz justa, digna y duradera a toda la región. El acuerdo presentado pide, en sus principales acuerdos, arreciar la defensa de los derechos humanos y de la legalidad internacional como principios rectores de un modelo de relaciones internacionales que se base en la dignidad de la persona y fomente la justicia global; condenar el uso indiscriminado e injustificado de las armas por parte del ejército israelí contra personas que se manifestaban pacíficamente; condenar la ocupación israelí y las políticas de colonización de los territorios palestinos y el expolio, explotación, destrucción y agotamiento de las riquezas y recursos naturales palestinos; establecer a través de los servicios de solidaridad y cooperación del Ayuntamiento de Terrassa un convenio de colaboración con la UNRWA para contribuir a la ayuda, al desarrollo y a la protección de los derechos humanos a los refugiados palestinos; solicitar a los organismos internacionales la implementación de un embargo militar en Israel hasta que no aplique las resoluciones de Naciones Unidas y exigir en el gobierno del Estado Español, a la Unión Europea y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el desarrollo de medidas de sanciones contra el estado de Israel para evitar la complicidad con la ocupación y hacer cumplir el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

Foto: AFP